[BAILABLES]

<…la toná y la liviana son cantes para ser escuchados y no son bailables>, apuntaba Antonio Machado y Álvarez “Demófilo” en su Colección de Cantes Flamencos de 1881.

Afortunadamente, hoy en la danza española y el baile flamenco todo es bailable. Es la herencia que nos han dejado maestros míticos como Vicente Escudero, Carmen Amaya o Antonio el bailarín, gracias a que un día rompieron las reglas y bailaron por primera vez “palos” que hasta entonces estaban destinados a ser solamente escuchados.

Y es por esta herencia que desde nuestras primeras creaciones, hace más de 15 años, hayamos bailado los cantes libres para escuchar o la afinación de una guitarra, una melodía que se repite infinitamente, un bajo de danza o la partitura más compleja y sofisticada que se haya podido escribir. Y también que hayamos bailado, que sigamos bailando y volvamos a bailar lo sacro y lo profano, los cantos del trabajo y lo festivo y festero, lo autóctono y lo foráneo, lo acústico y lo electrónico, lo preflamenco, lo bolero, lo culto, lo popular, el folklore, lo barroco y lo contemporáneo. También la rítmica de las maquinarias industriales y con el ruido de la aguja del gramófono pasando por los surcos de un disco de pizarra… los surcos de la tierra, el aire, los yunques, la lluvia, el mar, el agua, el viento o el silencio…

Textos de poetas, pensadores y escritores, miles de anécdotas y testimonios recogidos a los artistas o las noticias de la prensa de los siglos XIX y XX sobre el flamenco y músicas, cantes y bailes españoles son bailables para nosotros, al igual que aquellas noticias que nos hablan de trágicos sucesos y que se convirtieron con el tiempo en coplas de soleares, cantiñas, sevillanas o tango carnavalesco.

Saetas, tonás y seguiriyas, raras por antiguas y que hoy están casi en desuso, para bailar lo histórico y lo intrahistórico. Estructuras de cantes poco habituales en la actualidad, los tratados de bailes y la reconstrucción de antiguas coreografías también tienen su lugar en BAILABLES como lo tienen los conjuros y pregones, cuentos, leyendas, costumbres y la poesía popular de canciones, corros y cantos que los folkloristas recogieron del pueblo. Los textos creados por los propios cantaores para aliviar sus penas o celebrar sus alegrías nos inspiran para construir el discurso teatral y estético de esta fantasía de conexiones y analogías en la que volvemos a amalgamar, desde la contemporaneidad, los distintos estilos de la danza española con los que hemos creado el lenguaje de baile y coreografía que caracterizan nuestras creaciones.

  Rafael Estévez y Valeriano Paños

FICHA

idea original / dirección /coreografía / baile

RAFAEL ESTÉVEZ / VALERIANO PAÑOS

baile

NADIA GONZÁLEZ / SARA JIMÉNEZ / MACARENA LÓPEZ / CARMEN MUÑOZ / ALBERTO SELLÉS

cantaor y músico

MATÍAS LÓPEZ “EL MATI”

asesoramiento musical (acompañamiento de guitarra y piano en tango carnavalesco, pregones, soleá apolá)

FAUSTINO NÚÑEZ

colaboración coreográfica

ANTONIO RUZ

dirección musical / guión / selección de repertorio musical y textos

RAFAEL ESTÉVEZ

música

RAFAEL ESTÉVEZ / MATÍAS LÓPEZ / FAUSTINO NÚÑEZ / POPULAR FLAMENCA Y ESPAÑOLA

diseño de iluminación

OLGA GARCÍA (A.A.I)  / ESTÉVEZ / PAÑOS

diseño de sonido

CHIPI CACHEDA / ESTÉVEZ / PAÑOS

dirección técnica

OLGA GARCÍA

técnico de luces

ÁLVARO ESTRADA

técnico de sonido

CHIPI CACHEDA

vestuario

DANIELA PRESTA

imagen

RAFAEL ESTÉVEZ

sedes de ensayo

REAL CONSERVATORIO PROFESIONAL DE DANZA MARIEMMA – MADRID, CONSERVATORIO SUPERIOR DE DANZA MARÍA DE ÁVILA – MADRID, CENTRO DE DANZA CANAL – TEATROS DEL CANAL – MADRID, FUANDACIÓN FLAMENCO CRISTINA HEEREN – SEVILLA

espectáculo producido por

ESTÉVEZ / PAÑOS Y COMPAÑÍA

gestión y administración

GNP S.L. – Gestoría de Nuevos Proyectos

distribución, producción y management

AURORA LIMBURG

duración: 85’ aprox.

VÍDEO

 

 

GALERÍA

 

FOTOGRAFÍA © BEATRIX MEXI MOLNAR