LA CONFLUENCIA

<Una nueva lectura de la raíz de los códigos del arte flamenco>

Desde nuestros inicios en 2003 como tándem artístico han confluido en nuestro universo creativo el baile flamenco, la escuela bolera, la danza española, el folklore, las formas flamencas antiguas y las de las vanguardias históricas, el arte y la danza contemporánea. Esta pluralidad de estilos ha sido la base sobre la que hemos creado un lenguaje coreográfico propio y genuino que aúna tradición y vanguardia y que ha sido reconocido con el Premio Nacional de Danza 2019 en la modalidad de creación.

Una ardua labor de investigación del movimiento, la danza, la música y la escena, así como el estudio y análisis de la historia del arte en general y del arte flamenco en particular y los aspectos históricos, sociales y culturales del tema a tratar constituyen la base que sustenta los trabajos de Estévez / Paños y Compañía.

Es el flamenco nuestro lenguaje principal, el lugar donde, por su amplitud de estilos, posibilidades y matices, buscamos y encontramos los conceptos, las esencias y todo aquello que queremos contar; pues en un cante flamenco de tres o cuatro versos puedes encontrar la historia de una vida entera. LA CONFLUENCIA, es un proyecto que tiene como objetivo la creación coreográfica desde un lenguaje de baile flamenco actual que se alimenta de su pasado y de su raíz y también del arte contemporáneo. Un baile flamenco que es hijo del tiempo que estamos viviendo… saber de dónde venimos para saber hacia dónde vamos.

Una búsqueda coreográfica y musical por un arte que las culturas blanca, gitana, judía y morisca junto a la esclava negritud y las idas y vueltas atlánticas, crean a fuego lento, sentando así, sus bases rítmicas, armónicas y melódicas . Un arte que también se alimenta de lo popular, lo callejero y académico, de lo foráneo y lo local, de los cantos montañeses, mineros, joteros y camperos, mexicanos, cubanos, argentinos, atlánticos y mediterráneos, de nanas y romanzas sefardíes y también de zarzuelas, de músicas barrocas, boleras, toques de barberos, de guitarristas y músicos clásicos, de danzas de cascabel, folklóricas y regionales, bailes de palillos, clásicos españoles y de formas extranjeras. Son todos estos elementos y otros, los ingredientes con los que componemos nuestros repertorios y nuestra propia visión del arte flamenco… porque al fin y al cabo el flamenco es, como dijo el genial Igor Stravisnsky un “arte de composición”, pero también es, según Jean Cocteau, un “estado de espíritu”, “todo en él es impar”.

Es por esto que en LA CONFLUENCIA se interpretarán desde los cantes del folklore que quedaron grabadas en la antigua discografía de pizarra por Antonio Pozo “el Mochuelo», Niño de la Isla, “el Pena hijo” “Niño de la Rosafina de Casares” y Pastora Pavón “Niña de los Peines” o los que nos ha traído ya en la era digital Rafael Jiménez “Falo” y que podemos encontrar en su discografía a los cantes flamencos como tonás y livianas, seguiriyas, soleares romances, alegrías o tangos entre otros.

Y en la búsqueda por el legado español nos encontramos Nanas sefardíes que son un antecedente claro del “Romance de la Monja contra su gusto” que nos dejó grabado José de los Reyes “El Negro del Puerto”. Descubrimos villancicos, rondas y canciones castellanas que parecen entroncar con las bulerías de Antonia Pozo, con las cantadas por Pastora Amaya en el largometraje “Duende y Misterio del Flamenco” de Edgar Neville (1952) y las bulerías romanceadas y romances flamencos. Y en esta investigación también encontramos las Jotillas de Cádiz, que provienen de las jotas aragonesas y que hoy conocemos como Alegrías, los bajos ostinatos (bajos de danza) de los siglos XVI y XVII que facilitaban la improvisación y que generarán, como es en el caso de la Zarabanda (danza afroamericana), un compás con una medida de doce tiempos, claves de la soleá y la bulería o las semicadencias al quinto grado que se desarrollan de una forma clara en las jácaras y sobre todo en los fandangos indianos y que serán el germen de un nuevo sistema armónico que los flamencos adaptaran para sus melodías.

Y descubrimos en otras músicas, infinidad de similitudes con las músicas de la provincia de Huelva; Jotas aragonesas muy similares al fandango de Cabezas Rubias, Rondeñas de Toledo que son exactamente igual al Fandango popular de Huelva o Soleares preflamencas que comparten parte de su melodía con el Fandango de Encinasola… y en el Alosno, Trillas que encajan a la perfección con los cantes campesinos de Cuba que son las Guajiras o las seguidillas antiguas que pueden alternarse a la perfección con las Livianas y Tonás-Livianas reconstruidas por Antonio Mairena a partir de un cante que le transmitió Juan Talega. Porque como sentenciaba Manolo Caracol: <<¡¡¡Todo es cante!!!>>, cuando aseguraba que el tango (tiento) de Cádiz lo creó Enrique el Mellizo a partir de “La Manduca”, una una canción gallega que cantaba una criada suya.

Un viaje que nos llevará por una amalgama de timbres y armonías, sones y sonidos de un tiempo pasado, del pueblo, de nuestros antepasados… A través de la danza, la música y el sonido podremos sentirnos como en una ensoñación en la que sentimos el futuro, en un gran salón en el que aún resuenan ecos de ese tiempo pasado y lejano, en un “cuarto de cabales” donde el sonido es natural, en el mismo espacio donde se represente el espectáculo a veces amplificado  para golpearnos emocionalmente, a veces como un vendaval ensordecedor, a veces como una leve brisa, como un susurro…  Un juego basado en la instrumentación propia del flamenco como son la voz, la guitarra, las palmas, la percusión y el zapateado… además de un soporte rítmico que estará realizado por un set percusivo formado por instrumentos de percusión tradicionales del folklore, (algunos de ellos presentes en el flamenco en los años de su nacimiento o que forman parte de la vida cotidiana) como pueden ser panderos, panderetas, almirez, cucharas, sartenes, pandero cuadrado de Peñaparda y asturleonés, caldero, tamboril tabal, tambor (caja), bombo, platillos de Verdiales o cedazos con los que se interpretarán los ritmos por bulerías, seguiriyas, soleares, tangos, tanguillos y bulerías que se fundirán y convivirán con los ritmos típicos del folklore del Alosno como son el 5/8 que también encontramos en el jazz y que los flamencos adoptan desde principios del siglo XXI, los fandangos y seguidillas alosneras, la jota y el bolero (curiosamente patrones rítmicos que cuando se juntan dan como resultado el patrón rítmico de la soleá y que también podemos encontrar en la zarabanda afroamericana), las charradas, bailes de Peñaparda (Ajechao, Sorteao, Corrido y Brincao), el baile sanabrés, alboradas, verdiales, sevillanas, bailes del pandero entre otros toques como los barrocos de zarabandas, jácaras, chaconas, canarios, marionas o zarambeques.

Cuerpos que danzarán y voz que cantará los textos propios del cante flamenco y de la poesía popular que recogieron entre otros “Demófilo”, Rodríguez Marín, Belmonte, Fernán Caballero, Lafuente y Alcántara y que encontramos en las colecciones y cancioneros como los populares de Murcia y de Santander, en los Cantares de Castilla de Narciso Alonso Cortés, en el Cante Hondo de Manuel Machado o los que incluye Federico García Lorca en sus conferencias, libros de poemas y obras teatrales.

Una iluminación basada en la creación de ambientes, texturas volúmenes y atmósferas que apoyará la danza y toda acción escénica y que cobrará sentido y vida a través del cambio continuo, fluyendo, como los hilos de la vida, que mezclándose unos con otros darán lugar, con su confluencia, a caminos o espacios nuevos. Centraremos la propuesta de la luz en líneas y diagonales que se encienden, intensifican, se mezclan entre ellas o se combinan con otros elementos y donde los artistas serán parte activa del fluir y la transformación de la luz, encendiendo y apagando las luces por sí mismos en escena o manejando y manipulando pequeños focos y cuarzos haciendo que con su movimiento cambie el espacio, las perspectivas y formas y que las personas y objetos iluminados así como sus sombras proyectadas cambien de forma y dimensiones para provocar en el espectador distintos sentimientos y emociones. Un espectáculo versátil, que gracias a este singular abordaje se puede representar casi en cualquier espacio: cerrados, abiertos, con o sin estructura técnica y varas, con o sin calles, con o sin patas, con fondo negro o pared abierta o sin paredes en el caso de espacios abiertos.  Estos distintos espacios en los que se podrá representar el espectáculo serán como grandes lienzos en los que se presenta una estética simple y sugerente: instrumentos, panderos, sonajas, botella, cucharas, micrófonos, pequeños focos, cencerros, alguna silla y el cableado de la microfonía y focos formando un gran bodegón que cobrará vida gracias a la manipulación de músicos y bailarines; ocho hombres, ocho perfiles muy concretos que irán vestidos con una estética muy estilizada y austera desde la que se podrá ver al flamenco, al campesino, al bolero, al gitano, al bailaor, al majo, al manolo, al esclavo, al converso, al huido, al montañés, al americano, al andaluz, al hombre… al hombre contemporáneo.

FICHA

baile RAFAEL ESTÉVEZ / VALERIANO PAÑOS / JESÚS PERONA / ALBERTO SELLÉS  / JORGE MORERA

cante RAFAEL JIMÉNEZ «FALO»

guitarra CLAUDIO VILLANUEVA

percusión IVÁN MELLÉN

dirección artística, idea original, coreografía, diseño de iluminación, vestuario y espacio escénico

RAFAEL ESTÉVEZ / VALERIANO PAÑOS

música original CLAUDIO VILLANUEVA

música POPULAR FLAMENCO Y FOLKLORE / RAFAEL JIMÉNEZ «FALO» / RAFAEL ESTÉVEZ / IVÁN MELLÉN 

guión, repertorio, fotografía y vídeo proceso creativo RAFAEL ESTÉVEZ

selección y adaptación de textos RAFAEL ESTÉVEZ / RAFAEL JIMÉNEZ «FALO»

diseño de iluminación y dirección técnica OLGA GARCÍA (a.a.i)

ayudante de dirección y maestra repetidora ROSANA ROMERO

sonido CHIPI CACHEDA

técnico de luces OLGA GARCÍA, ÁLVARO ESTRADA o MANUEL COLCHERO

regiduría / coordinación MARÍA JOSÉ FUENZALIDA

concepto cartel e imagen / atrezzo / escenografía / vestuario / zapatería ESTÉVEZ / PAÑOS Y COMPAÑÍA

fotografía cartel BEATRIX MEXI MOLNÁR

coordinación / producción / road manager PATRICIA GARZÓN / AURORA LIMBURG / ROCÍO SÁNCHEZ

gestión y administración GNP PRODUCCIONES

distribución ESTÉVEZ / PAÑOS Y COMPAÑÍA, PATRICIA GARZÓN (GNP PRODUCCIONES),

CARMEN CANTERO, AURORA LIMBURG (distribución internacional)

espectáculo producido por ESTÉVEZ / PAÑOS  Y COMPAÑÍA Y GNP PRODUCCIONES

con el apoyo INSTITUTO ANDALUZ DEL FLAMENCO, AGENCIA ANDALUZA DE INSTITUCIONES CULTURALES DE LA CONSEJERÍA DE CULTURA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

espectáculo creado en residencia artística en CENTRO COREOGRÁFICO CANAL (TEATROS DEL CANAL – MADRID)

comunicación ÁNGELA GENTIL – VIRGINIA MORICHE SURNAMES – NARRADORES TRANSMEDIA

duración: 75′ aprox.

ESTRENO 25 Y 26 DE SEPTIEMBRE DE 2021 EN EL CICLO CANAL BAILA [TEATROS DEL CANAL – MADRID]

VÍDEOS

TEASER ESTRENO

 

TEASER WORK IN PROGRESS

 

CARTEL / IMAGEN

CONCEPCIÓN CARTEL / IMAGEN © RAFAEL ESTÉVEZ / VALERIANO PAÑOS

FOTOGRAFÍA Y CARTEL © BEATRIX MEXI MOLNÁR

 

GALERÍA ESTRENO (I)

FOTOGRAFÍA © BEATIX MEXI MOLNAR

 

GALERÍA ESTRENO (II)

FOTOGRAFÍA © BEATIX MEXI MOLNAR

 

GALERÍA ESTRENO (III)

FOTOGRAFÍA © BEATIX MEXI MOLNAR

 

GALERÍA PROCESO CREATIVO

FOTOGRAFÍA © RAFAEL ESTÉVEZ / VALERIANO PAÑOS